Facebook Twitter Google +1     Admin

Se muestran los artículos pertenecientes al tema El verdadero Aspecto de Dios.

El verdadero Aspecto de Dios

dios.jpgEs éste un asunto que ha generado tantos quebraderos de cabeza y tantas estériles discusiones filosóficas que me veo ya casi en la obligación de dar una respuesta contundente, explicar el punto bien clarito y dejar zanjada la cuestión.

¿Qué Aspecto tiene Dios?
Tanta confusión sobre el tema se lo debemos, cómo no, a los nórdicos. Tanto metafisico alemán y tanto escolástico flamenco no han hecho más que enredar y han ido orientando la discusión sobre una base absurda: que Dios no tiene forma, que es un concepto, una entelequia, una abstracción... O cosas como “una esfera cuyo radio es infinito y cuyo centro está en todas partes”. Tonterías así.

El dedo en la tecla parece ser que lo dio, finalmente, no un teólogo ni un místico iluminado sino, curiosamente, Salvador Dalí, a quien se le atribuye el feliz enunciado: “Dios tiene la forma de un hombre de un metro de estatura”.
Ya la frase misma lo deja todo expresado con bastante claridad y no podemos dejar de estar de acuerdo con su sencillez y exactitud, pero por ser escrupulosos desarrollaremos la idea:
Lo razonable es pensar que el creador tendrá más entidad que la creación. Dios tiene que ser, por fuerza, más consistente que nosotros. En este punto aciertan los budistas al afirmar que el mundo es Ilusión. El mundo es, lógicamente, una imagen generada, una proyección del creador. Si tomamos cualquier imagen reproducida en un periódico, y la vemos a través de la lente de una lupa, veremos que está formada por infinidad de puntitos microscópicos, aislados entre sí y flotando en el vacío. Desde una cierta distancia, este grupo de puntitos generan una ilusión de realidad: una imagen.

Nuestro mundo también está construído por puntitos microscópicos flotando en el vacío. No lo digo yo, lo dice la Física. Formamos algo parecido a uno de esos cuadros “puntillistas”, prueba evidente de que somos una imagen, una reproducción.

Siguiendo escrupulosamente a la ciencia, tenemos que un hombre, entonces, es una serie de microscópicas partículas aisladas separadas entre sí por vacío, por Nada.
Si eliminamos estos espacios de Nada tendríamos un hombre pero, por así decirlo, reconcentrado en materia pura, un Hombre Absoluto, de materia verdaderamente material, rechoncho, compacto y auténticamente real, de una densidad inimaginable, que contendría la totalidad de las energías universales. Y mediría, por tanto, un metro de altura (por lo que dé de ancho).

Ya luego Dalí agregaba que Dios, siendo Dios, no podía tener esa barba radical-socialista con la que se lo representa habitualmente, pero creo que dicha afirmación es un poco arbitraria y no tiene mayor justificación. Yo al menos nunca me he tomado demasiado en serio esta última observación.




lacajanegra

Temas

Contador De Visitas Gratis
Contadores de visita gratisDiseño web sevilla

Enlaces


Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris