Facebook Twitter Google +1     Admin

Se muestran los artículos pertenecientes al tema El superhéroe de las alcobas.

El superhéroe de las alcobas

collageK.jpg

De todos los héroes de acción en calzones largos que han poblado nuestro imaginario, me gustaría rescatar al inigualable Kiling, con su traje de esqueleto y su inseparable magnum con silenciador.
Nuestro hombre es originario de Italia, tierra de héroes, aunque sus hazañas en castellano se las debemos a las publicaciones argentinas de la editorial Record, en los años 70. En Italia aparece en 1966 (como Killing, con dos eles), publicado por Ponzoni & Granelli, al mismo tiempo que una edición en Francia, con el nombre de Satanik, que dura unos pocos números (la censura acaba con él).

Uno de los mayores atractivos de Kiling era su formato: un comic fotográfico, una fotonovela. La fotonovela existía exclusivamente para las historias de amor o de sexo (light). Es decir que era un formato exclusivo “para adultos”, que, por supuesto, leían los niños. Las historias de Kiling, con títulos tan atractivos como "El torbellino del vicio", "Desnuda para el verdugo", "Sangre y drogas" o "Morena mullida muerta" lucían un sórdido y bonito blanco y negro que ya le daban un aire triste incluso en los propios años 70.

Kiling formaba parte de una galería de personajes de fotonovela con perfil “erótico” salidos de la misma factoría: Goldrake, que gastaba una especie de traje de ninja y una horca a modo de corbata; Yorga, el hombre lagarto, con su disfraz que recordaba lejanamente a un reptil; y Crisex, tal vez el mas triste de todos, con su máscara gris que parecía un calcetín de ejecutivo y un aditamento de gomaespuma roja formando nariz y cejas.

Kiling era, que duda cabe, el mejor de la escudería. Un ex-matón de la mafia que, traicionado por la propia organización, decide ir por libre y, enfundado en su disfraz de esqueleto, enfrentarse por igual a policías y mafiosos en tramas vagamente misteriosas que incluían algún robo o alguna venganza. Y mujeres, muchas mujeres.

Porque a diferencia de los superheroes americanos, Kiling no buscaba medir sus fuerzas ante peligrosos supervillanos. Su modus operandi consistía en colarse por la noche en chalés de elegantes (es un decir: estamos en los 70...) urbanizaciones cuando el dueño de casa (generalmente algún capo de la mafia) está ausente. Su misión se veía ineludiblemente interrumpida por la aparición de una señorita en camisón quien, presa del pánico, se rendía a sus pies, dispuesta a hacer “cualquier cosa” por salvar su vida.

Este “cualquier cosa” nunca quedaba a la vista, y en las imágenes se sustituía por una cierta violencia salvaje a la par que elegante, un “maltrato de género”, que se diría ahora, que parecía subyugar y enamorar a la fémina hasta hacerla caer, otra vez, rendida a los pies del héroe. Pero Kiling era amoral y duro de corazón, y una vez consumado el encuentro, la señorita volvía a caer, pero esta vez muerta. No por nada nuestro héroe era apodado "el rey del crimen". Kiling seguía adelante. Otros chalés, otras ventanas, otras alcobas y otras rubias en camisón lo esperaban en las siguientes entregas.

En Italia la revista llegó a completar 66 entregas. En Argentina la serie continuó, esta vez con actores locales, hasta poco más de las 100. Poco a poco fue languideciendo, derrotada por la crisis económica y los altos costes de producción.
¿Por qué las obras maestras no se reeditan nunca?





lacajanegra

Temas

Contador De Visitas Gratis
Contadores de visita gratisDiseño web sevilla

Enlaces


Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris